Primera etapa del proyecto (2015)

El objetivo general del proyecto es identificar y analizar los usos sociales del papel sellado en la jurisdicción de la Audiencia de Santiago de Chile, desde la implantación del papel sellado en 1640 hasta 1817, midiendo los impactos de esta introducción en la percepción social de las escrituras públicas y en la valoración de los soportes de tales escrituras en la sociedad colonial. Este proyecto contempla, a lo largo de los tres años de su ejecución, la exploración de diversos fondos archivísticos vinculados con la circulación de mercancías que transitaban desde Europa a América.
Para seleccionar un corpus de documentos pertinentes para este estudio, se planificó la revisión de diferentes fondos en Chile, España y Francia. Este último lugar se explica por la presencia regular de numerosos mercaderes franceses en las costas de Chile desde los principios del siglo XVIII. La dispersión de los documentos vinculados con el tema lleva a identificar y describir expedientes esencialmente a partir de la revisión de catálogos, para constituir el corpus.

Durante este primer año, se cumplió la descripción cuantitativa y cualitativa de varios expedientes a partir de una exploración sistemática de los catálogos y de diversa documentación procedente de los fondos Real Audiencia, Capitanía General, Fondos Varios, Contaduría Mayor, Junta Superior de Real Hacienda, así como los Autos Acordados y libros de correspondencias, conservados en el Archivo Nacional Histórico de Chile. También, se complementó esta revisión de fondos de Chile con una selección de documentos procedentes del Archivo General de Indias, del Archivo Histórico nacional de España, del Archivo Histórico de Protocolos de Notarios en Madrid, y del C.A.R.A.N. (Archivo Nacional de Francia), en París. Esta exploración permite destacar dos ejes de importancia para la continuación de la investigación: la distribución y sus ciclos; los usos del papel y sus calidades, sobresaliendo en esto último la importancia de las marcas de agua.

 La exploración de los diferentes fondos y recursos bibliográficos, sin restringirse a la documentación contable, inscribe a la historia del papel sellado en una antropología histórica de la cultura escrita de la América colonial, superando así el lugar tradicional que la relegaba a una historia tributaria y fiscal. En esta primera etapa del proyecto se estableció un corpus documental que describe los trayectos del papel sellado, desde la Península hacia el territorio del reino de Chile, distinguiendo también sus movimientos dentro de este último (abastecimiento, distribución del papel sellado y personas responsables). Además, se está levantando un repertorio de diferentes marcas de agua, con el fin de determinar la procedencia específica de los papeles presentes en el Reino de Chile. De hecho, la visita a uno de los cinco molinos papeleros todavía activos de Francia (Brousse et Villaret), permitió entender la importancia de las filigranas para rastrear los trayectos de los papeles. Así, se indaga una manera de describir la distribución del papel que es diferente de la mera contabilidad, pero complementaria a las fuentes fiscales.

En el siglo 17 varios países europeos impusieron el uso del papel sellado para validar los autos notariales. Se establece que ningún auto que no sea hecho sobre papel sellado valdrá en justicia o tendrá validez legal. En España, la pragmática que instaura lo que forma parte de una nueva normativa fiscal, data del 15 de diciembre de 1636, y es aplicada desde el 1° de enero de 1637. Su implementación en América requirió de una importante maquinaria burocrática: la fabricación del papel en diversos puntos de Europa, la impresión del sello en la imprenta de Madrid, el empaque y el transporte a Sevilla y Cádiz, la travesía del mar océano, la repartición del papel en las diferentes audiencias del Nuevo Mundo, y el sistema de gestión de los gastos e inversiones para controlar este nuevo impuesto prometedor. Se decide enviar resmas de papel a las Américas cada dos años, calculando anticipadamente las cantidades necesarias, y las Audiencias tenían la posibilidad de resellar el papel sellado. Así, la historia del papel sellado en España y en América se inscribe en una larga historiografía fiscal, económica y administrativa de la monarquía española. La razón es doble: por un lado, la importancia y permanencia de este impuesto y por otro, la obligación mencionada de usar el papel sellado para casi todos lo autos jurídicos de la vida cotidiana.

En este contexto documental, los fondos Junta de la Real Hacienda y Contaduría Mayor han sido revisados parcialmente hasta la fecha (el fondo Contaduría Mayor está actualmente en curso de catalogación en el Archivo Nacional Histórico y siete volúmenes, de un total de 22, del fondo de la Junta de la Real Hacienda, han sido revisados). Ellos permiten levantar listas de personas involucradas en la distribución del papel sellado en el Reino de Chile, distinguiendo a los tesoreros y secretarios de la Real Hacienda, y a los estanqueros de cada ciudad o villa y de provincia de Chile. Con esta misma finalidad, de los cuatro legajos pre- seleccionados en el Archivo de Indias (A.G.I.) al inicio de este proyecto (que no están digitalizados), uno ha sido enteramente revisado y fichado (Chile 361).

Esta exploración documental y de bibliotecas permite establecer una periodización en la historia de la distribución del papel sellado en Chile, y dibujar las redes de distribución que impulsan, a partir de los años 1740, su presencia en su territorio. Allí destaca Ignacio de los Olivos, mercader y tesorero designado por el Rey a fines de la década de 1730. Además, muestra la necesidad de explorar el periodo anterior, caracterizado por la dispersión de documentación relativa a la distribución del papel sellado, por un lado, y de integrar al corpus documental los expedientes encontrados en el Archivo Nacional de Madrid relativos a la Superintendencia del Papel Sellado

La historia social y cultural del papel sellado en Chile, basada en las fuentes disponibles, se caracteriza por su faceta de historia regresiva, o semi-regresiva, ya que las fuentes más numerosas y fácilmente identificables son de fines del siglo XVIII, época en que se confeccionaron varios instrumentos de control de la administración. Ello empuja a empezar desde la anomalía que se busca remediar, para, desde allí, explorar y entender su presencia y usos anteriores.

La recurrencia de los nombres de varios personajes, especialmente en provincias, involucrados en las redes de distribución del papel sellado, indica la permanencia del cargo en distintas familias. Las pesquisas en los libros de correspondencia y en los registros de los barcos del puerto de Valparaíso permiten identificar propietarios de barcos que controlan también las redes de arrieros: ellos garantizan así la distribución del papel sellado, pese a su índole particular. Porque es un estanco, caro, y muy a menudo, alegan ellos, escaso.

La tesorería del papel sellado es un cargo importante, un oficio, no sólo honorífico, que se adquiere mediante remate y nombramiento oficial por el Rey. Ignacio de los Olivos, nombrado tesorero del papel sellado, es un personaje central en esta investigación. Se identificaron, tanto en Sevilla como en los Fondos judiciales de San Felipe, varios documentos complementarios para entender sus actuaciones como responsable de los correos de Chile y tesorero del papel sellado. La familia de Los Olivos, de origen peruano, está vinculada social y políticamente a la villa de San Felipe el Real, conocida por su importancia en el contrabando de mercancías entre Valparaíso y Buenos Aires. De hecho, el registro de entrada y salida de naves del siglo XVIII, levantado a partir de expedientes del fondo Capitanía General, visibiliza los distintos objetos que transitaban vía marítima: el papel sellado existe entre otras varias mercancías. La búsqueda guarda relación con observar los canales formales e informales de circulación del papel sellado para esta época. Para ello se está confeccionando un registro de los diferentes barcos, y la estadía en Paris (Archivos del C.A.R.A.N.) complementa el contexto de ese movimiento oceánico. Después de ejercer por casi treinta años al servicio del rey, Ignacio de los Olivos se ve obligado a abandonar sus diferentes cargos, luego de la intervención del Contador de la Real Hacienda, enviado desde Madrid para fiscalizar el Reino de Chile en la década de los 1760.

Esto marca un cambio importante en la producción de documentación relativa a la tesorería y al juzgado del papel sellado. Las grandes reformas de la época de Carlos III tienen un impacto directo en el manejo de la gestión y de la distribución de este producto: los estanqueros y mercaderes son claramente identificados por la vigilancia sucesiva del contador de la Real Hacienda y del Tribunal de Cuentas. De hecho, la revisión parcial de varios volúmenes de la Junta de la Real Hacienda muestra la importancia de este producto como fuente de ingresos para el Reino: asegurar su abastecimiento es una preocupación constante. También traduce la fuerte tensión existente entre mercaderes y administradores para conservar el mercado cautivo que representa este indispensable producto.

Las cuentas existentes, irregulares en el fondo contaduría mayor, pero complementadas por la documentación hallada en el Archivo de Indias en Sevilla, confirman la tendencia a reintegrar, en los ingresos, papeles no vendidos de un año al otro. Así, el mercado no absorbe el papel enviado desde España cada dos años, pero tampoco pide que se les envíe menos. Lo anterior puede explicar la práctica del doble resello, incluso triple resello, observable en la documentación notarial y judicial del Reino de Chile. En este contexto, la frecuente locución «a falta de papel sellado», identificada en los registros, no puede interpretarse como una falta real, numérica, de papel sellado en el Reino de Chile, sino que debe leerse como una debilidad de las ventas.

Si cualquier clase de papel es un producto caro en las colonias españolas, por ser un monopolio y de producción exclusiva en Europa (Francia, Italia, España), el papel sellado parece difícilmente vendible en el reino del Chile, debido al uso que de él hacen los escribanos: observamos que varios de ellos usan erróneamente las diferentes clases de papel, y tienden a efectuar los autos en papel de sello tercero en vez de papel de sello cuarto. Uno de los resultados de esta investigación, durante su primera etapa, ha sido por lo tanto plantear que la «falta de papel sellado» se debe a una gestión particular de este producto, a la manera de un mercado cautivo, desplegada por varios actores económicos de la vida social del reino.

Existe también una fuerte presunción de contrabando, tal vez a raíz de la presencia de mercaderes franceses en el sur del Reino. En esta perspectiva, la consulta de recursos bibliográficos en Francia y España, así como la exploración de diferentes cajas de los fondos Affaires étrangères y Marine del C.A.R.A.N. (con buscadores de palabras-claves), permiten plantear la posibilidad de un circuito de distribución de papel, que pasa por los comerciantes extranjeros. Hasta la fecha, el examen de las cartas consulares de los franceses en Cadiz, así como las correspondencias en Chile, muestran una preocupación por este producto particular, sin que haya constancia de una regularidad en las cantidades enviadas.

Otro resultado de este proyecto ha sido la determinación de los periodos que caracterizan la historia del papel sellado en Chile. Gracias a la documentación más antigua referente a la distribución del papel sellado en el reino, observamos una tensión entre los corregidores y los escribanos en el manejo del papel, que se manifiesta con la regularización progresiva del ordenamiento de la documentación escrita o por escribir.

La primera etapa del proyecto contempla también el establecimiento de criterios de clasificación de los usos de los papeles en general y del papel sellado en particular, más allá de las cuatro clases fiscales conocidas. Los criterios de clasificación de diferentes papeles, que se deducen del estudio de dos expedientes, permiten apreciar la mirada de los actores del pasado sobre el papel y su valoración en aquella sociedad lejana. Investigaciones anteriores nos permitieron conocer el fondo escribanos del Archivo Nacional Histórico de Chile, en particular el siglo XVII. En esta primera etapa del proyecto en curso, rescatamos el uso que los escribanos hacían de sus propios archivos, conocer las clasificaciones de sus papeles, y comprender el orden notarial que surge de la práctica, para emprender, entonces, la segmentación de los usos del papel. Luego, exploramos diversos volúmenes posteriores de los escribanos de Santiago, es decir a lo largo del siglo XVIII, y diferentes expedientes de los fondos Capitanía General y de la Real Audiencia tocantes a su oficio, demostrando que, en ese periodo, ellos participaban en la dinámica competencia entre profesionales de la escritura pública y aquellos del procedimiento judicial. Subrayamos en esta ocasión el rol de las esposas y de las hijas en la transmisión del oficio de escribano y en el devenir de sus archivos, observable desde el siglo XVI. La participación familiar explica entonces la supervivencia de las escribanías a lo largo del tiempo, frente a amenaza de la competencia que representan los abogados, de tal manera que los usos, los modos de transmisión y las clasificaciones ulteriores de los papeles importan muchísimo en la profesionalización de los oficiales de pluma.

Con el objetivo de afinar los criterios de clasificación, entre usos profesionales por parte de los hombres de la justicia o de las mujeres vinculadas a ellos, por una parte, y los usos comunes del papel y las dificultades de acceso a este producto particular, estamos revisando las actas de las reuniones de la Real Hacienda (Fondo “Junta Superior de Real Hacienda”, en el Archivo Nacional Histórico de Chile). Este fondo contiene documentos fechados entre 1648 y 1786, y facilita el establecimiento de un importante repertorio de papeles oficiales; también visibiliza las prácticas que sobre éstos se realizan, los conflictos sobre el papel, los registros y su custodia de los archivos. En paralelo, hemos destacado 38 expedientes del fondo Capitanía General, de tamaños diversos, que permiten establecer lo que está en juego con la circulación de papeles y documentos escritos en papel sellado en el Reino de Chile. Surgen desafíos particulares, relacionados con la geografía del reino, que hasta 1776 abarcó la provincia de Mendoza, o con las distancias y condiciones de tránsito. Destacando siempre un corpus principal, relevamos dos expedientes del fondo Real Audiencia que aluden a los oficiales de la Real Hacienda, y que permiten elaborar una clasificación de los papeles según su grado de uso y desgaste. Se ahondó entonces en el análisis y la transcripción de estos expedientes, con el levantamiento de un repertorio del vocabulario usado para referirse al papel (su calidad, su estado, la condiciones de su conservación).

La investigación tuvo como objetivo indagar en la vida de Ignacio de los Olivos, quien se desempeñó desde 1746 como Tesorero General del Papel Sellado de Santiago de Chile y desde 1748 como Teniente de Correo. Se revisaron los fondos CORREO y CHILE del Archivo de Indias, y se encontraron diversas cartas de Olivos en su labor como encargado de correos en Santiago de Chile, así como otros expedientes del Correo Mayor. Además, se incluyó una serie de correspondencias de la administradora de correos de La Coruña, que permite entender la dinámica de la circulación de papeles y pliegos a partir de la reforma de correos de 1764. Esto muestra cómo, a partir de la década de los años 1760, se empieza a controlar las rutas y trayectorias de los escritos entre la península y la América española. Es precisamente a fines de esta década que Ignacio de los Olivos es descartado de la administración del papel sellado, como lo muestran diversos expedientes disponibles en el Archivo de Indias.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search