Encuadernación al poder

Retomamos aquí el titulo del blog de Eva Rodríguez, encuadernadora –entre otras actividades– basada en Oviedo, España. En el post que encontramos explica de manera detallada lo que son las encuadernaciones en pergamino. Además, el blog proporciona imágenes de encuadernación con esa materia, el pergamino. De hecho, es un blog muy completo, con cursos en línea y bibliografías.

Copiamos aquí el principio del post:

Las encuadernaciones en pergamino forman un subgrupo particular dentro de las encuadernaciones en piel, ya que las características especiales del pergamino (una piel encalada y raspada para dejar sólo la dermis) afectan a la estructura de la encuadernación donde se utiliza.
El pergamino fue uno de los materiales más frecuentes para hacer las hojas de los libros durante la época de los manuscritos, pero también se utilizó para hacer sus tapas. En realidad, sólo denominamos como “encuadernaciones de pergamino” aquellas que tienen este material en sus tapas, y no formando las hojas. De ahí que podamos encontrar encuadernaciones de pergamino formadas con hojas de papel, y manuscritos escritos sobre pergamino pero cubiertos con madera u otras pieles finas (en cuyo caso, no serán encuadernaciones en pergamino).

Para seguir leyendo, pinche aquí

Reproducimos a continuación la bibliografía que entrega la autora del blog:

– Adam, P., “Die altesten heftweisen und ihr Kirfluss auf die jetzt ubliche Heftweise” Archiv fur Buchbinderei, X (1910), pp. 73-76.
– Albritton, Erin; Amato, Amato, “A Study of Two Semi-Limp Parchment Binding Styles in the Rare Book Collection at The New York Academy of Medicine Library”, en Suave Mechanicals: Essays on the History of Bookbinding, Volume 3. ed. Julia Miller. Ann Arbor, MI: The Legacy Press, 2016.
– Albritton,Erin; Amato,Christina, What Lies Beneath: Semi-Limp Parchment Bindings in The Academy’s Rare Book Collection (Items of the Month). En línea. Consultado el 13/04/2018
– Álvaro Zamora, María Isabel. “Encuadernaciones mudéjares”, Artigrama, XXIII (2008), pp. 445-481.
– Barrios, Pamela, “Notes on the Limp-Vellum Binding”, The Bonefolder, II (2006), pp.24-25.

– Clarkson, Christopher,. Limp Vellum Binding and its Potential as a Conservation Type Structure for the Rebinding of Early Printed Books – A Break with 19th and 20th Century Rebinding Attitudes and Practices, Oxford: Christopher Clarkson, 2005.
– Espinosa, Robert, “The Limp Vellum Binding: a Modification”, The New Bookbinder, XIII (1993). pp. 27-38.
– Fitzsimons, Eileen, “Limp Vellum Bindings: Their Value as a Conservation Binding”, Restaurator, VII-3 (1986). pp. 125-141.
– Foxon, David, “Stitched Books”, The Book Collector, XXIV (1975). pp. 111-124.
– Giuffrida, Barbara, “Limp and Semi-Limp Vellum Bindings: Part 1”, Designer Bookbinders Review, IV (1974), p. 7.
– Giuffrida, Barbara, “Limp and Semi-Limp Vellum Bindings: Part 2”, Designer Bookbinders Review, V (1975), pp. 2-3.
– Gnirrep, W.K.; Szirmai, J.A. “Spines reinforced with metal rods in sixteenth-century limp parchment bindings”, Qaerendo, XIX-1y2 (1989), pp. 117-140.
– Hidalgo Brinquis, María del Carmen, “Técnicas medievales en la elaboración del libro: aportaciones hispanas a la fabricación del pergamino y del papel y a los sistemas de encuadernación”, Anuario de Estudios Medievales, XLI-2 (2011), pp. 755-773.
– Langwe, M., “Limp bindings from Tallinn”. The Bonefolder, V-1 (2008), pp. 3-5.
– Langwe, Monica, Limp Bindings from the Vatican Library, Sollerön, Sweden: Monica Langwe, 2013.
– Lindsay, Jen. “A Limp Vellum Binding Sewn on Alum Tawed Thongs”,The New Bookbinder. XI (1991), pp. 3-19.
– Loubier, H., Der bucheinband von seinen anfangen bis zum ende des 18. jahrhunderts zweite, umgearbeitete und vermehrte auflage, Leipzig: Klinkhardtand Biermann, 1926.
– Mau-Pieper, Maren  Koperte als Einband bei Gebrauchsschriftgut in Mittelalter und früher Neuzeit, Tübingen, 2005.
– Pickwoad, Nicholas. “The Interpretation of Bookbinding Structure: An Examination of Sixteenth-Century Bindings in the Ramey Collection in the Pierpont Morgan Library”, The Library 6th s., XVII- 3 (1995), pp. 209-249.
– Pickwoad, Nicholas, “Tacketed Bindings. A Hundred Years of European Bookbinding”, en David Pearse, ed., For the Love of the Binding: Studies in Bookbinding History presented to Mirjam Foot. BL and Oak Knoll Press 2001. pp 119-167.
– Rollinde de Beaumont, Pascaline, La reliure Lyonnaise, Memoire de troisieme anne de restauration de libres anciens par Mlle…, Toulouse, 2003.

– Romero Ramírez, Martha Elena, Limp, laced-case binding in parchment on sixteenth-century Mexican printed books. Tesis doctoral, University of the Arts London, 2003.
– Friedrich-Adolf Schmidt-Künsemüller, en Severin Corsten, ed., Lexikon des gesamten Buchwesens. Bd. 4. Hiersemann, Stuttgart 1995.
– Scholla, Agnes, “Early Western Limp Bindings. Report on a Study”, Care and Conservation of Manuscripts. Proceedings, VII (2003). pp. 132-157.
– Agnes Scholla: Libri sine asseribus. Zur Einbandtechnik, Form und Inhalt mittelalterlicher Koperte des 8. bis 14. Jahrhunderts. Dissertation, Leiden 2001.
-Spitzmueller, P., “Long and link stitch bindings”, Guild of Book Workers Journal, XXXV-2A (2000), pp. 86-112.
– Szirmai [Archaeology]: Szirmai, János A., The Archaeology of Medieval Bookbinding, Aldershot: Ashgate Publishing, 1998.

 

 

Historia de barcos de papel, Nueva York, 1867

“History of Paper Boats”, parte 1…

Surgimiento de la fabricación industrial de barcos de papel en Troy, Nueva York, hace un poco más de un siglo… El papelero Elisha Waters (!) y su hijo George Waters inventaron un método para construir cascos de barcos en papel en 1867. Formaron luego la compañía Waters and Balch, que se transformó en Waters & Sons). En 1875, el New York Daily Graphic les describían como “la más grande fábrica de barcos de Estados Unidos”. Hoy en día, su negocio y la tecnología que emplearon están totalmente olvidados.

A continuación copiamos el contenido de la página del blog http://origami-blog.origami-kids.net/news/history-of-paper-boats-part-1-of-2.htm

“Those few today who hear of Waters & Sons, invariably first regard paper boats as an oddity. This was not the case in the 1800’s. To understand this, we need to step briefly back into the 19th century. The last half of the 19th century has more than once been referred to as “The Age of Paper”, recognizing the growth of paper technology and the range of its applications during this period. Two major advances in technology fueled this growth.

First was the invention and widespread use of the Fourdrinier machine, which allowed paper to be made in long continuous sheets. Prior to the Fourdrinier machine, the size of a sheet of paper was limited to the size of a paper making frame that could conveniently be held by the hands of one or two paper-makers. Second was the widespread use of materials other than rags for the manufacture of paper pulp.

Prior to about 1850 almost all paper was manufactured exclusively from rags. The supply of rags simply did not grow as fast as the demand for paper and paper was becoming increasingly scarce and expensive. With the widespread use of wood pulp after the mid-19th century the price of paper decreased sharply. For example, between 1869 and the end of the century the price of newsprint dropped from approximately 14 cents to 2 cents per pound.

New materials & lower prices resulted in new application. Inventions ranged from clothing, (Mr. Howard Paul sang “The Age of Paper” in British music halls attired completely in a suit of paper!,) to boats, observatory domes, flower pots, and coffins. In an age without plastic or composite materials, this “new” paper which could be molded, formed and otherwise manipulated became the “high-tech” construction material of its day. Still, to many of us, now 100 years away from this period, the widespread manufacture of items from molded or compressed paper seems an odd enterprise of which the manufacture of boats might be the most improbable.

In March of 1867 George Waters (then in his teens), was invited to a masquerade party and conceived the idea of attending as a giant. He designed a costume to achieve this effect, an essential feature of which was a suitably “giant-sized” face mask. A temporary setback in this scheme was the fact the price of a suitable mask, (eight dollars,) exceeded his budget. He did, however, manage to arrange to use this mask as a mold from which to construct a replicate mask for himself. Using the resources of his father’s paper box factory he succeeded in making a mask from superposed sheets of paper and paste.

He had acquired some time earlier a used and leaky cedar rowing shell which he proceeded to fix by varnishing and gluing paper to portions of the hull. After contemplating his success, the idea of making an entire boat of paper occurred to him! Assisted by his father, George undertook this in June of 1867. The result was the world’s first paper boat, built by using the hull of a wooden rowing shell as a mold over which paper was formed.

The boat was christened ‘The Experiment”. As was characteristic of all the Waters’ paper boats, the sheets of paper forming the skin extended in an unbroken piece from the stem to stern, leaving no joints, laps, or seams on the hull surface. During the remainder of the year, three more hulls were built to refine the process and to allow the resulting product to be properly tested.

The invention of the paper boat was apparently a turning point for the Waters’ family business, as in 1868 the listing for the firm in the Troy city directory is as a boat, not a box manufacturer. Thus the paper boat business began and the paper rowing shell became the widely used product of the Water’s factory. According to George Waters’ son, “after the victory of Cornell, rowing a paper six-oared shell, over twelve other colleges in wooden boats at Saratoga Lake in 1875, followed by a clean sweep of all events at the Centennial Regatta in 1876, they were in general use in this country for more than thirty years” The fabrication technique followed by Waters throughout the years, differed but little from that initially tried and presented in their patent.

A full-size convex wooden model was prepared to the exact dimensions of the hull that was desired. The mold was solid, but had grooves cut into it so that a wood strip could be inserted into one of the grooves along the keel line and similar strips along the gunwales. Below the gunwales “tacking strips” were attached which allowed the paper to be stretched over the mold and tightly fastened to it. For light weight boats such as racing shells, the best grade of manila paper was utilized, (which in the 1800’s was made from actual manila hemp) Multiple layers were applied to the mold, each sheet running the full length and breadth of the hull.

The first sheet would be applied slightly damp, tacked down and then coated with an adhesive to accept the next sheet. While the application of a single, uncut sheet to a complex shape like a boat hull may seem impossible, it apparently was achieved. It must be remembered that the paper which was used also had considerable “give” while wet, as it was a relatively “simple” paper, significantly different from paper that we routinely encounter today.”

Esperamos la parte 2…

 

18-21 octubre 2018 Jornada sobre el papel en Osnabrück (Alemania)/Deutsche Arbeitskreis Papiergeschichte

Del 18 al 21 de octubre de 2018, el Grupo de Trabajo de Historia del Papel (Deutsche Arbeitskreis Papiergeschichte, DAP) organiza su reunión anual en la ciudad de Osnabrück en Alemania. El tema del encuentro es la verificación y las pruebas del papel.

Entre otras ponencias, destacamos las propuestas de R. Wanka sobre “Errores extraños en la fabricación del papel” y de S. Pensold “¿Falsos u originales? Posibilidades de análisis del papel en la detección de las falsificaciones y de la datación de los papeles”.

Las ponencias están en alemán.

El programa está disponible aquí.

 

Archivo digital de cartas y correos no entregados

Prize Papers Project launches at Oldenburg Castle

Noticia que tomamos hoy del sitio de los Archivos Nacionales del Reino Unido

A selection of lettersImagine being the first person to open a letter written 250 years ago but which never reached its intended recipient. What might you find? What might you learn?

This is the part of the daily work of the Prize Papers Project, exploring around 160,000 undelivered letters seized in their mail-bags from ships captured by the British in the wars of the 17th to the 19th centuries. Some of these letters are still unopened.

So far, finds have included journals, sheet music, drawings, poems, and artefacts like seeds, glass beads and keys, all tucked in with communications between women, men, children, families, friends, religious communities and business partners across the globe. The letters document the experiences of ordinary people during major wars including the American and French Revolutionary wars, and the Napoleonic conflicts

Dating predominantly from 1652 to 1815, the Prize Papers form part of the High Court of Admiralty collection.

In May, an exciting 20-year project to digitise, catalogue, and describe these papers and make them freely available to search and view online will begin.

Professor Dagmar Freist of The University of Oldenburg in Germany has secured funding from Gottingen Academy of Sciences and Humanities to work with The National Archives in opening up the HCA 30 and HCA 32 series for further research and discovery.

Speaking at the project launch event at Oldenburg Castle, Jeff James, Chief Executive and Keeper at The National Archives, said: ‘This is a collection of truly global importance and the sheer wealth of research opportunities this project will provide is breath-taking.

‘The National Archives is committed to finding new ways of making our collection available to new audiences – not just in the UK but internationally – and this hugely exciting, ambitious project with the University of Oldenburg will help us achieve much more than we could alone.’

 

 

 

 

 

 

Trading Paintings and Painters’ Materials 1550-1800

On 21 and 22 June 2018, a two-day Technical Art History conference will be held by CATS (Center for Art Technological Studies and Conservation, in Denmark), titled Trading Paintings and Painters’ Materials 1550-1800.

The focus of the conference will be on the emerging international markets and their implications for the artistic production in Early Modern Europe (1550-1800), in particular in relation to the trade in paintings and artists’ materials.

 

 

 

 

 

 

 

Actas de Historia del Papel, Hispano-América y el Mundo Atlántico

Desde 1995, cada dos años impares se publican las Actas del Congreso Nacional de Historia del Papel en España. Entre 1995 y 2015, 21 publicaciones tratan del papel en América: estudios de las filigranas, de la legislación y sociología del papel (usos, circulación y comercialización) en el Nuevo Reino de Granada, Argentina, México y Nueva España y Puerto Rico. Algunas publicaciones tratan de la América Hispánica y, más recientemente, del Mundo Atlántico.
Además de conferencias inaugurales temáticas, las publicaciones se dividen en 10 grupos de trabajo, a los cuales se suma un grupo 11 a partir del año 2011. A principios, el grupo 10 se tituló “bibliografía”, pero a partir de 1999 se llama “Tintas” y, a partir del 2001, “Tintas y técnicas de impresión”, y propone 22 publicaciones sobre esos temas.
Los pioneros en el estudio de la historia del papel fueron mayormente especialistas en la materialidad del papel (técnicas de fabricación, molinos papeleros españoles, marcas de agua, técnicas de su reproducción, imprentas y papel continúo, conservación del papel, entre otros). Con 80 publicaciones (24%), las filigranas (grupo 6) han sido, a lo largo de estas dos décadas, en tema sobresaliente en los Congresos Nacionales de Historia del Papel en España, con dos autores principales María del Carmen Hidalgo Brinquis y José Carlos Balmaceda. Por su lado, la conservación-restauración aparece como grupo 11 en 2011. De las materias abordadas regularmente en los congresos, llevan ya el 5% de las publicaciones.
Es interesante, sin embargo, observar que los trabajos referentes a una sociología del papel (grupo 7: Historia del papel. Sociología) surgen desde el primer congreso en 1995 y representan el segundo grupo de publicaciones en volumen (15% de las publicaciones, 49 contribuciones). Estos estudios permiten construir una geografía de la producción papelera española gracias a sus enfoques locales y a las preocupaciones recurrentes acerca de la comercialización del papel, así como del llamado papel hispano-árabe o del papel en Hispanoamérica.

Publicaciones Actas de Historia del Papel
Publicaciones sobre América en las Actas del Congreso Nacional de Historia del Papel, 1995-2017. [fuente: El papel del papel, 2018. Incluye las conferencias inaugurales]

Par terminar, señalamos una bibliografía selectiva de una historia del papel en francés disponible aquí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Notita sobre reciclaje: el papel ingenioso que florece en Chile

“El papel ecológico que florece no es nuevo. Es el resultado de una mezcla de papel reciclado, agua y pequeñas flores o semillas, principalmente de rosas, amapolas, becerra y margaritas”, escribíamos en mayo 2017 en una nota de este blog [aquí] en torno a El Mainichi, uno de los periódicos más importantes de la prensa japonesa, con 5,5 millones de ejemplares diarios.

Casualidad: el ganador de los Premios Latinoamérica Verde es Víctor Velastino, con Aymapu (“papel amigo de la tierra”), “un papel 100% germinable”. Es un papel totalmente reciclado y enteramente biodegradable. En otras palabras, es otro parangón del reciclaje.

En el sitio de Aymapu, se precisa:  “El proyecto inició hace casi un año con el diseño, fabricación y puesta en marcha de una máquina para elaborar papel 100% reciclado multiuso. Actualmente se recicla 1 tonelada de papel mensual y se comercializa en resmas de tamaño carta y oficio. Se elaboran agendas escolares siempre incluyendo en sus páginas textos del cuidado del medio ambiente y la importancia del reciclaje. Uno de los tipos de papel que se ha desarrollado es el “papel semilla” que se coloca  sobre la tierra y comienza a germinar. Este papel está siendo utilizado en diferentes materiales gráficos publicitarios”.
En septiembre del 2017, en una entrevista al diario La Nación, Víctor Velastino explicaba que no había papel reciclado en el mercado chileno, la gran mayoría (el 95%, decía) de los papeles reciclados es de exportación. De allí surgió la idea de proponer un papel reciclado, reciclable y multiuso.
(à suivre)…

 

 

 

 

 

Conferencia sobre tipografía, Santiago de Chile, 24.4.18

Historia de los especímenes tipográficos latinoamericanos (s. XVIII-XX).

Conferencia de Marina GARONE GRAVIER, Diseñadora (Universidad Autónoma Metropolitana), Maestra en Historia y Teoría del Diseño (UNAM) y Doctora en Historia del Arte (UNAM).
Especialista en historia del libro y la tipografía.

Afiche_Marina_Garone_1 2.png

 

 

¿Qué herramientas emplear para visualizar marcas de agua en documentos?

Por Marta Soliva Sánchez

Imagen 1© Credits: Marta Soliva Sánchez

Es común que, en los documentos o volúmenes pertenecientes a la Edad Media o a la Edad Moderna, los pliegos y las hojas presenten marcas de agua escondidas o ocultas. ¿Cómo las podemos ver? ¿Podemos obtenerlas de una forma sencilla, práctica y clara? ¿Perjudicamos al documento al hacerlo? ¿Qué herramientas necesitamos para todo ello?

El objetivo consiste en salvaguardar el documento y poder “congelar” la marca que en su momento el papelero dejó en el pliego de papel. Para eso, existen diversas metodologías para visualizar la marca de agua pero algunas son de difícil acceso, costosas e incluso algo invasoras del punto de vista de la conservación y de la restauración de documentos (véanse Díaz de Miranda Macías 2014:59-82; Dietz, G.; Van Delft 2011:86-89; Ali Abd al Faleh al Hiary 2008:19-27).

El sistema de fotografía digital presenta más pros que contras: es un método sencillo y de de bajo costo. Además, éste sistema permite obtener una reproducción fidedigna de la marca de agua sin apenas manipular la hoja, el pliego o el volumen. Las herramientas que se necesitan para la toma de muestra de las marcas de agua mediante este método son las siguientes:

Una cámara fotográfica que permita obtener una buena resolución. Usualmente, empleamos una cámara réflex digital Canon 450-D con una sensibilidad ISO 200, tanto en modo manual (diafragma abierto con largos tiempos de exposición), como en modo automático (sin flash).  Se puede emplear un teléfono móvil que disponga de buena resolución fotográfica.

Depende también del tipo de trípode que se pueda tener: con un trípode de mesa, es factible emplear el modo manual con largos tiempos de exposición. Al contrario, con trípode de tres patas, menos estable que el trípode de mesa, o sin trípode, no se recomienda emplear el modo manual dado que la cámara no está fija: las vibraciones que nosotros mismos podemos ocasionar se pueden transmitir en la fotografía, obteniendo una imagen borrosa.  Por tanto, si no se dispone de trípode de mesa,  se recomienda emplear el modo automático (sin flash).

Por otro lado, para poder visualizar la marca de agua y llevar a cabo el proceso fotográfico, existen hoy en día diversas herramientas que facilitan ver al trasluz la marca de agua. Destacamos dos sistemas por su comodidad, poco peso, iluminación uniforme, luz fría, control regular de luz, uniforme sin parpadeos la luz: 

La lámina de LEDS. Consiste en una hoja de luz A4 con un espesor de 1 mm, ofrece una luz fría de hasta 200 candelas/m2 sobre toda su superficie. Esta hoja de luz se conecta a una caja de control y esta se conecta a la corriente eléctrica. El modelo empleado fue IAC-M1B-200-S.

El otro sistema, Led Light Pad. Es una caja de luz  de 12 x 8 pulgadas con un espesor de 5,1 mm, también ofrece una luz fría, hasta 744 candelas/m2. Se alimenta con un cable de USB.

Ambas han permitido manipular correctamente el documento, facilitando acceder a su hoja sin tener que forzar el papel.

Además de la cámara fotográfica y de la lámina de luz, es importante registrar la medida que presenta la marca de agua. Para ello, empleamos dos escalas de medición que realizamos en papel de acetato de 0 a 180 mm.  Y a todo ello hay que añadir (si es posible, no es un objeto indispensable) un cristal antirreflectante de un tamaño mayor que las marcas de agua que vamos registrando, y de un grosor más o menos de 10 mm con el fin de que, al registrar la marca de agua, ésta queda totalmente plana.

Captura de pantalla 2018-04-19 a las 21.37.26© Credits: Marta Soliva Sánchez

Una vez que disponemos de las herramientas para tomar la fotografía digital, toca “recoger” las marcas de agua.
Cuando se manipula un volumen o un documento con el afán de estudiar las marcas de agua, es menester ir hoja por hoja, con la lámina de luz colocada debajo de cada hoja. Ésta reflejará de una forma clara la evidencia, o no, de la presencia de marca de agua. En el caso de que se albergue una marca de agua en una hoja, se coloca por encima de la hoja, las escalas de medición: una en vertical y otra en horizontal, dejando un poco de espacio entre la marca de agua y las reglas. Si disponemos del cristal antirreflectante, se coloca sobre el conjunto.

Si disponemos de un trípode, la cámara estará sustentada de forma paralela al documento, con un encuadre equidistante de varios centímetros perimetrales de la marca de agua y la fotografía se podrá tomar de forma manual o de forma automática según convenga. Si no tenemos trípode, se procurará poner la cámara de la misma manera de forma paralela al documento, con la diferencia que somos nosotros que la sustenta. En este caso, se procederá a disparar de forma automática sin flash. Influirá la cantidad de luz que haya a nuestro alrededor, y de la posibilidad de apagar la luz para la realizar la toma fotográfica a oscuras. Efectivamente, si se puede realizar la fotografía en un espacio oscuro es más conveniente, puesto que el contraste es mayor.

Existen dos formatos de imágenes: JPG o RAW. A grandes rasgos, el formato RAW es un archivo descomprimido. Por tanto, la imagen ocupa mucho más espacio que en formato JPG y se necesita procesarla. En cambio, la imagen JPG es un archivo comprimido que permite almacenar más cantidad de imágenes. La elección de un formato depende entonces de las capacidades de almacenazgo de la cámara y de los discos (del computador o externos). En suma, si bien las imágenes en RAW son de mejor calidad, sacar fotografías en JPG no impide rendir imágenes con la calidad suficiente para procesarlas con un tratamiento fotográfico que permite visualizar la marca de agua.

Realizar un calco de la marca de agua sin manipular la hoja

Captura de pantalla 2018-04-19 a las 21.37.36
© Credits: Marta Soliva Sánchez

En muchas ocasiones la marca de agua no se deja ver bien. Puede ser a causa de la oxidación de la tinta que taladra el papel. También, la filigrana -es decir, el alambre de latón o de plata que sirve para realizar la marca de agua- puede haber sido gastada. En este caso, cuesta visualizar la marca que dejó en el papel. Por eso, se necesita realizar calcos para asegurar la visualización, la catalogación, el estudio y la comparación, con marcas de agua a priori poco visibles.

Entonces, puede ser útil volver a usar técnicas más antiguas, adaptándolas a las necesidades de la conservación de los documentos. Al respecto, se emplea la técnica del calco “virtual”, es decir,  el calco se realiza a partir de la fotografía digital, no a partir de la propia hoja del documento. Este tratamiento fotográfico de la marca de agua implica realizar una imagen vectorial (o croquis) a partir de la fotografía, lo que facilitan diversos programas de tratamiento de imágenes. Por ejemplo, el programa Adobe Ilustrator, que forma parte de la Suite Adobe Master Collection, permite elegir el grosor, color, tipo de línea, etc., de tal forma que la imagen que resulta es fiel al original. Luego, los croquis así realizados se fichan y se catalogan para el estudio comparativo y una mejor presentación de las marcas de agua. Así, nos damos cuenta que si bien la tecnología evoluciona, el método no cambia demasiado.

 

Seminario: Usos y características del papel sellado en las justicias de Chile y del mundo hispano-colonial. Siglos XVII-XVIII

Fecha: 25 de abril 2018
Horario: 10.15 a 11.45 hrs
Sala 201, Edificio Bachillerato
Campus Juan Gómez Millas
Universidad de Chile
Av Grecia 3410,
entrada peatonal
Conferencia del Papel del Papel, a cargo de Aude Argouse (proyecto Fondecyt n°11150817)
A partir de 1640, en Chile, como en toda Hispano América, se manda usar el papel sellado para los documentos judiciales y notariales.Todas la escrituras públicas deben supuestamente hacerse en este papel para ser válidas. Su abastecimiento se organiza entonces para que lleguen las resmas del nuevo material a las diferentes jurisdicciones del continente. Las dificultades surgidas acerca de la distribución de este soporte material de la justicia y su evolución a lo largo de más de 150 años cuestionan el impacto que tuvo su imposición en las prácticas de escritura en las justicias, y en el acceso a la justicia por parte de la población. A partir del caso de Chile, proponemos examinar las prácticas administrativas en torno a la gestión y al uso del papel sellado en las Indias.
 ok.jpg
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search