¿Falta papel? si, y no

En 1799, en Chile, los ministros de la Real Hacienda dicen haber oido el “clamor de algunas personas pobres que abandonan la escuela de sus hijos por no poder soportar el gasto de papel para que aprendan a escribir”. El precio del papel ha aumentado, debito a que el suministro de esta materia viene de Europa y que está en guerra.
Pero en realidad, hay papel en Chile. Por esta razón los ministros de la Real Hacienda se hacen cargo de responder esta demanda. Y dicen “nos parecía conveniente abrir venta del papel sellado antiguo que hay en la tesoría de nuestro cargo”. Para que se pueda vender, sugieren que se saque el sello con un sacabocado.
Sin embargo, esta propuesta estará negada, por el motivo que las reservas de papel deben permitir enfrentar la escasez que se teme, por la guerra, y para que sirvan para los cartuchos, en caso de necesidad.
Con este documento, entendemos entonces que el papel, a finales del s. XVIII, es un nervus belli

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search